Demócratas quieren votar ley para proteger a los dreamers en el Congreso antes del receso de Navidad

Líderes de la oposición negocian con los republicanos un proyecto de ley para legalizar a los cerca de 800,000 jóvenes protegidos por DACA.

Líderes demócratas de la Cámara de Representantes y del Senado dijeron este miércoles, durante una conferencia de prensa, que esperaban debatir y aprobar una solucióin legislativa permanente para los dreamers en diciembre, antes del receso de Navidad.

Tras una reunión entre legisladores, dreamers y presidentes de universidades estatales de California y Nueva York, los congresistas dijeron que no había tiempo que perder. “Cuanto más temprano ocurra, mejor”, dijo el senador demócrata Richard Durbin (Illinois), un exintegrante del Grupo de los Ocho que en 2013 redactó el proyecto de reforma migratoria S. 744 que fue frenado por la Cámara de Representantes.

Durbin mencionó que la agenda del Congreso incluye varios temas a discutir en lo que resta de este año, entre ellos la extensión del techo de la deuda y el presupuesto. En uno de estos debates podría incluirse el tema de los dreamers, dijeron fuentes a Univision Noticias.

Inquietud en ambos bandos

Desde que el gobierno de Donald Trump canceló la Acción Diferida del 2012 (DACA) el pasado 5 de septiembre, en el Congreso ni demócratas ni republicanos respiran tranquilos, aseguran dreamers. Por una parte, el presidente les dio un plazo de seis meses para que aprobaran una ley que legalice a los dreamers que estaban protegidos por el programa, pero también saben que, si no legislan sobre el tema, en el 2018 muchos podrían perder sus asientos, sobre todo en la Cámara de Representantes.

“Lo que sabemos es que tanto los republicanos como los demócratas están sintiendo la presión de hacer algo, porque nuestras vidas están en peligro, y también sus vidas políticas”, dice Greisa Martínez, de United We Dream (UWD), la principal organización de dreamers en el país.

La amenaza sobre unos 800,000 jóvenes indocumentados se debe a la cancelación de DACA. El programa, activado en 2012 bajo el gobierno de Barack Obama, fue cancelado por Trump para cumplir un compromiso de campaña. Y puso a todos ellos al borde de la deportación en la medida que vayan venciendo sus permisos de trabajo.

Queda poco tiempo

“El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está arrasando a nuestra comunidad”, agregó Martínez, en referencia a un aumento de más del 40% de los arrestos de indocumentados a partir del 20 de enero comparado con las detenciones del año pasado, y la deportación de unos 650 extranjeros diarios en promedio, de acuerdo con cifras de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

“A pesar de estas señales, tenemos información de que se están dando oportunidades (en el Congreso)” para que ambos partidos se pongan de acuerdo y legislen al respecto. “Pero si quieren hacer algo, tienen que hacerlo ahora”, apunta la activista.

Martínez añade que en el movimiento dreamer “nos mantenemos esperanzados”, y que las señales que llegan del legislativo “son esperanzadoras”.

La oficina de la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a Univision Noticias que “el proyecto de ley DREAM Act ya cuenta con el respaldo bipartidista y mayoritario del Congreso”.

Los dreamers esperan ver hechos concretos antes de opinar, pero saludan las buenas intenciones. Eso sí, los demócratas reiteran que, para aprobar el DREAM Act, “solamente hace falta que el liderazgo republicano decida someter el proyecto a un voto en el pleno de ambas cámaras”. Sin ese paso no hay voto, y tampoco habrá ley.

Los republicanos dicen poco

Fuentes republicanas consultadas por Univision Noticias y que pidieron el anonimato, dijeron que las conversaciones entre ambos partidos “siguen”, y que en las últimas horas el presidente de la Cámara, Paul Ryan (Wisconsin), ha mencionado a un reducido círculo de confianza que en diciembre se discutiría el futuro del DREAM Act.

“Lo que nosotros hemos escuchado es que las discusiones serán en diciembre, y que el DREAM Act será parte de las negociaciones del presupuesto”, dice la dreamer Erika Andiola, en Phoenix, Arizona.

Andiola fue secretaria de medios hispanos del senador demócrata por Vermont a la presidencia, Bernnie Sanders. Hoy en día sigue trabajando por la aprobación de una ley que legalice a los dreamers, y también por una reforma migratoria que saque de las sombras a los 11 millones de indocumentados que Trump quiere deportar.

“Pero lo que estamos tratando de ver es un mayor esfuerzo por parte de los demócratas en estas negociaciones. Los republicanos necesitan a los demócratas para poder pasar una ley, pero los demócratas son quienes dirán qué tipo de proyecto aprobarán en el Congreso”, advierte.

Que sea limpio

Los dreamers insisten en que el DREAM Act debe ser “limpio”, es decir, que incluya una vía de legalización amplia para los casi 800,000 jóvenes indocumentados protegidos por DACA. Pero la Casa Blanca condiciona la firma de Trump a la inclusión de dinero para el muro con México, la contratación de miles de nuevos agentes inmigratorios, la construcción de nuevas cárceles y deportaciones masivas de indocumentados.

“Nosotros no queremos eso”, dice Martínez. “Queremos garantizar que nuestros padres no serán deportados. El DREAM Act deb ser limpio”, subraya.

Andiola insiste en que “hay una posibilidad de pasar algo”, pero advierte que ningún dreamer “espera algo mejor por parte de la Casa Blanca” de lo que han mostrado hasta ahora con el tema. Y reclama que, si se quiere aprobar algo, “los líderes de ambos partidos deben decirnos que están dispuestos a hacerlo, y hasta ahora no lo hemos visto”.

“Lo que no queremos es que al proyecto de ley que quieran aprobar le agreguen más dinero para la maquinaria de deportaciones del presidente Trump”, dice.

Los posibles proyectos

Las fuentes republicanas consultadas por Univision Noticias dicen que los proyectos de ley H.R.3440 y S.1615 de los congresistas Lucille Roybal-Allard (demócrata) e Ileana Ros Lehtinen (republicana), y los senadores Lindsey Graham (republicano) y Dick Durbin (demócrata), son los planes que más probabilidades tienen por ahora de ser debatidos, debido a que cuentan con respaldo bipartidista.

Otra opción sobre la mesa es el DREAM Act 2017, que también cuenta con respaldo bipartidista y que ya había sido aprobado en diciembre de 2010 por la Cámara de Representantes, pero fue rechazado por el Senado.

En septiembre, tras la cancelación de DACA, Ryan dijo estar dispuesto a debatir un proyecto de ley para beneficiar a los dreamers, pero no mencionó un plan específico.

Los proyectos de ley conocidos hasta ahora, sin embargo, corren el riesgo de sufrir modificaciones cuando sean reintroducidos nuevamente en ambas cámaras del Congreso cuando se debata el presupuesto en diciembre.

“Los republicanos han mencionado que, en las discusiones de una ley para legalizar a los dreamers, incluirán el tema de la seguridad nacional”, advierte Gabriela Pacheco, una activista por los derechos de los inmigrantes. “Y entre ellos, por ejemplo, asomará el tema de la ciudadanía, que pudiera entorpecer un acuerdo entre ambos partidos”.

La oficina del senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey), dijo que por ahora “no hay nada sólido que valga la pena identificar como propuesta final por parte de los republicanos” sobre el futuro de los dreames.

De no aprobarse una ley que regularice a los dreamers antes del 5 de marzo del 2018, Trump ha advertido que tomará acción al respecto. Pero el presidente no ha aclarado qué tipo de medidas implementará si el Congreso no hace nada.

Leer el artículo aquí

Por: Jorge Cancino

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *