FBI investigará denuncias de acoso sexual a indocumentada en un centro de detención de ICE

El testimonio de Laura Monterrosa, una salvadoreña recluida en un centro penitenciario para mujeres inmigrantes en Texas, se conoció en octubre. Hasta ahora, según una organización de derechos civiles, ni las autoridades locales ni ICE han intervenido y la presunta agresora sigue en su cargo.

HOUSTON, Texas. – Laura Monterrosa, una inmigrante salvadoreña retenida en el centro de detención para mujeres T. Don Hutto, en Taylor (Texas), denunció a finales de octubre que una guardiana había abusado sexualmente de ella y ahora el Buró Federal de Investigaciones (FBI) se involucró en el caso.

Se ha abierto una investigación de derechos civiles en relación con la presunta agresión sexual a una detenida por parte de una oficial de prisiones del centro Hutto”, confirmó a Univision Noticias Rosanne Hughes, vocera de la agencia federal en San Antonio, a través de un correo electrónico.

“El FBI recopilará toda los hechos y pruebas disponibles para asegurar que el proceso se realice de manera justa, exhaustiva e imparcial”, agregó Hughes y advirtió que no puede hacer más comentarios porque es una investigación en curso.

Laura Monterrosa inicialmente habló del abuso del que era víctima en el centro de detención con una representante de la organización de derechos civiles Grassroots Leadership. Luego escribió una carta y la entregó a la misma organización donde testifica que ella y otras detenidas han sido abusadas. En el escrito detalla el tipo de trato al que fue sometida bajo amenazas y las burlas de la supuesta agresora cuando le advirtió que la denunciaría.

“Nos parece que el hecho de que el FBI se haya involucrado indica que ICE y el sheriff del condado Williamson no lidiaron apropiadamente con este caso”, dijo Claudia Muñoz, miembro de Grassroots Leadership a Univision.

La activista considera que debido al hecho de que este tipo de abuso en los centros de detención es un problema de gran magnitud, es apropiado que agencias como el FBI hagan una investigación más a fondo.

“Obviamente, sabemos que la voz de mujeres como Laura (Monterrosa) son usualmente silenciadas pero que tal vez en esta ocasión, la situación pueda ser diferente”, agregó.

Muñoz asegura que desde que el reporte de abuso se hizo publicó, Monterrosa ha sido blanco de represalias dentro del centro de detención. “La guardia que abuso de Laura sigue trabajando ahí y en una ocasión le dijo, entre dientes, que iba a pagar por lo que había hecho”, destacó, al tiempo que expresó estar preocupada porque la víctima sigue en el centro de detención “junto a la persona que le ha hecho tanto daño”.

En una entrevista telefónica a comienzos de noviembre con la cadena local de Univision en Austin, Monterrosa declaró que la guardiana involucrada en la denuncia seguía trabajando en el centro, pero ya no en el sector de recreación como antes, sino en la sección donde se controlan y revisan las cámaras de vigilancia del lugar.

A Bethany Carson, otra integrante de Grassroots Leadership, le preocupa que este hecho sea cierto porque desde ese cargo, la presunta agresora podría manipular la evidencia y borrar los registros para que no haya caso.

“Ellos tienen como el control de mi persona, ahora tengo más miedo de estar en este lugar…yo lo hice (denunciar) porque no quiero que las mujeres (aquí) sigan siendo víctimas de abuso sexual, (quiero) que nuestras voces sean escuchadas, que nuestros derechos sean cumplidos”, dijo.

En su carta de denuncia, menciona el caso de otra inmigrante que fue objeto de acoso sexual en el centro y que intentó “hacer justicia”, pero luego la acusaron de mentir y fue deportada. “Las mujeres de ver lo ocurrido jamás se atreverán a hablar”, indicó.

Un reporte de la agencia noticiosa Associated Press (AP) publicado en abril pasado, indicó que en 2010 un guardia del centro Hutto fue acusado de agredir sexualmente a varias detenidas. Así mismo, apunta el reporte, la organización Community Initiatives for Visiting Immigrants in Confinement ha señalado que la agencia encargada de supervisar al Departamento de Seguridad Nacional recibió más de 1,000 quejas de abuso o agresiones sexuales de detenidos entre mayo del 2014 y julio del 2016.

Leer el articulo aqui https://goo.gl/XHvp8Z

Por: Univision Diciembre 13/2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *